Desvísteme despacio

Entraste poquito a poco…tan lentamente que apenas te oí llegar,

y para cuando quise darme cuenta ya estabas desabrochando mi camisa, en mitad de la cocina.

Vísteme despacio que tengo prisa.

his arms

En 10 minutos salgo por la puerta. Siempre me haces llegar tarde – Siempre me haces llegar.

Y mientras el metro acuna mis perdidos pensamientos, un mensaje tuyo se hace eco ante el tumulto.

Al leerte todo lo demás parece desaparecer, y me transportas de nuevo a esa habitación donde aprendí

que sólo tú eras capaz de acariciarme con los ojos,

y verme a través de tus manos.

Sinestesia doméstica lo llamas.

beso translucido

Aún recuerdo cuando nos presentaron.

Tu picaresca me hacía dudar entre devolverte la sonrisa o mandarte a la mierda.

Pero al final conseguiste hacerme reír. Una…y otra vez.

Recuerdo que incluso por momentos hasta me caías mal.

Pero como no odiarte haciendo tan fácil quererte.

Odiosamente perfecto.

me haces reir

Era tu forma de besarme y arrancarme el aliento.

El olor de tu piel que me embriagaba hasta en sueños.

Era el doblez de la manga de tu camisa y la forma en la que me envolvías con ellas.

Eran tus dedos surcando mi clavícula y tu nariz acariciando mis caderas.

Tu curiosa forma de hacerte parte y dueño de cada uno de mis pensamientos.

Y cómo al escucharte reír, se deshacían todos mis enredos.

together

Con esas pequeñas cosas te fuiste adentrando en mi universo.

Sin aviso, sin informes previos…sin llamar a la puerta.

Y para cuando quise darme cuenta, ya me habías desabrochado entera.

love

Anuncios