Camino al altar: zapatos de boda

Sumar mujeres y zapatos puede resultar en un cóctel explosivo, y es que, ante ellos nos invade una extraña e imparable atracción que suele acabar en nuevas y siempre “necesarias” adquisiciones para completar tu armario.

Imagen



Si a esto ya le sumamos el tener que elegir los zapatos para uno de los días mas importantes de nuestra vida, el ataque de ansiedad es inminente. Pero haya calma!!, porque hoy en este post mostraremos grosso modo las alternativas que tenemos, cómo debemos lucirlos y algunos truquillos para no arrepentirnos de nuestra eleccion.

 ¡Comenzamos!

Aunque las alternativas parecen infinitas, luego resultan no serlo tanto. Podemos elegir:

1. Zapatos con una mayor o menor altura, pero siempre es importante no sobrepasar aquella que llevemos normalmente y elegir un tacón con un grosor cómodo. Esto nos ayudará a sentirnos a gusto en ellos y seguras, además de poder aguantar el largo día que nos espera sobre ellos.

Imagen 2. Abiertos o cerrados dependerá de dos cuestiones fundamentalmente. Lo clásicas y protocolarias que seamos, ya que no es lo mismo una boda religiosa que una civil o al aire libre. La segunda cuestión atenderá a temas de fechas (verano, primavera, invierno…).

Imagen
3. Aprovecha la suela para hacerlos más personales con mensajes de tus damas de honor, una frase divertida, la fecha del enlace…

Imagen4. Colores, materiales y diseño, serán elección personal y exclusiva de la novia, que podrá elegir por ejemplo el combinarlos con accesorios o estética de la boda, un color que le de suerte, materiales brillantes para romper con un vestido clásico…It´s up to you girl!

Imagen5. Es recomendable tener un par de repuesto por si nos cansaran o hicieran roce, al igual que ofrecer una alternativa a los invitados (las típicas chanclas o alpargatas) y un detalle importante: si vais a celebrar el evento en alguna superficie especial (hierba, arena, campo, terreno empedrado…), hacédselo saber a los invitados en la invitación para que puedan elegir el calzado más adecuado para el entorno.

ImagenImagen

6. Que si, que nos encanta estrenar, pero cuando se trata de los zapatos de tu boda no seas tan ilusa de dejarlos inmaculados hasta el gran día. En cuanto los compres paséate con ellos por casa, aplícales algo de vaselina en los bordes internos si son muy rígidos, en resumen, intenta darlos de sí y hacerlos a tus pies para que el día B te queden como un guante y no como un guantazo.

Imagen7. Último pero no menos importante consejo: si no estás muy acostumbrada a vivir en las alturas, practica un par de veces tutoriales como este para controlar mejor tus movimientos y pasearte con más gracia y soltura. El día que te veas con zapatos, vestido, cola larga, y escalones agradecerás haber practicado, y cuando todo esto llegue recuerda: pasos cortos y sin levantar mucho el zapato del suelo para no enredarte con el vestido; hombros atras y suuuuuuper sonrisa.

Link: Michelle Phan- How to walk in heels

Imagen

Anuncios