Mejor prevenir que estropear

Una boda requiere estar pendiente de cientos de aspectos, detalles, personas, proveedores…y por eso hay puntos que solemos dejar un poco descuidados y que convendría tener en cuenta. Toma nota¡!

1. Elegir centros de mesa muy aromáticos: no está mal utilizar detalles aromáticos pero hay que tener muy en cuenta la cantidad en la que se usa, la distancia entre un centro y otro y si estamos en un espacio abierto, cerrado, grande, reducido…Si optamos por poner demasiado olor podríamos estropear la comida de los invitados e incluso acabar un poco saturados.¡Y mucho cuidado con las alergias!Imagen2. Dejar las fotos y el vídeo en manos de un amigo-familiar: tu boda es un día, un único día que recordarás el resto de tu vida, y no habrá nada peor que tener un recuerdo cutre, borroso o poco profesional. Honestamente, un fotógrafo profesional es algo de lo que no deberías prescindir para tu gran día. Otra cosa es que decidas regalar a tus invitados cámaras de usar y tirar, o pedirles que hagan fotos con sus móviles, para conseguir ver cómo fue el evento allí donde no pudiste estar y ver cómo se lo pasaron todos.Imagen3.Llevar a 30 acompañantes a la prueba del vestido: si ya es difícil contentar a una misma, imagina tener que estar a bien con tías, primas, suegras, madres y amigas. Entre unas y otras acabarán volviéndote loca, y al final no sabrás ni lo que te gusta a tí misma, así que elige 3 personas y ni una más, de tu mayor aprecio y confianza, y que te conozcan lo sufiente para respetar tu estilo y saber coordinarlo con lo que mejor te siente.Imagen4. Olvidarte del boutonniere de repuesto: si tu prometido opta por llevar uno piensa que, a diferencia de tu ramo, que puede ponerse en agua de vez en cuando, su accesorio estará permanentemente en su chaqueta y a mitad del día será una flor chuchurría y sin gracia. Por eso cómprale dos, para poder reponerlo antes del banquete y que siga luciendo chapó. O sino puede optar por llevar alguno hecho con plumas, nudos marineros, abalorios o caracolas. Más ejemplos aquí.

Imagen5. Sed buenos anfitriones: sé que desde que amanezca hasta que disfrutéis de vuestra noche de bodas, lo que menos tendréis será tiempo libre, pero es importante que intentéis dedicar a todos y cada uno de vuestros invitados la atención y cariño que se merecen, para que se sientan cuidados e integrados. Pasead por las mesas, bailad un poco con todos, y no esperéis que sea la gente la que se acerque porque para muchos será dificilísimo.Imagen6. Que viene Bridezilla!: el estrés, las prisas, la presión de los detalles, hacen sacar lo peor de nosotras mismas, pero siempre hay que saber mirar a La Gran Foto, refugiarte en aquellos que te quieren y que pueden colaborar en los preparativos, y sobre todo recordar que es mejor olvidar un detalle que perder un amigo.Imagen

7. Tu novio también se casa: porque a veces nos olvidamos de que para que haya una boda hacen falta dos, y que es tu día…pero también el suyo. Déjale que participe en los preparativos, llévalo contigo en aquellos detalles que podáis elegir juntos, pregúntale con qué ha soñado para este día…En resumidas cuentas haz que no lo olvide nunca.

Imagen

¡Feliz domingo!

Anuncios