Sale el sol…y las bicis se asoman

Hoy, después de un profundo letargo, volvemos con las pilas cargadas tras un fin de semana de Lorenzo padre.

Hoy, miramos al horizonte y volvemos a ver las bicis pasear…y mientras la mente se pierde entre risas y tropiezos, recordamos nuestros orígenes, la esencia que nos inspiró a montar todo este cacao maravillao.

ImagenAquella bicicleta roja con la que nos perdíamos por el mundo y volvíamos con la cesta rebosante de recuerdos, y deseando volver a salir. Aquella con la que nos dimos de bruces contra el suelo, derrapamos y acabamos con unas agujetas que pa´ qué.

Pero ante todo nuestra bici roja…siempre dispuesta, siempre con ganas de más.

ImagenAhora las véis en todas partes. Desde escaparates y folletos de moda hasta dentro de restaurantes y usando sus piezas con funciones secundarias de lo más originales. Aún así para nosotros su lugar ideal siempre serán…los eventos. Lugares y momentos efímeros donde se respira la magia en cada rincón, donde el propio ajetreo de la gente va creando un movimiento que trasciende la experiencia.

Vivir la bicicleta roja es vivir una actitud, una experiencia, una forma de entender la vida. Es cuidar cada detalle poniendo el corazón.

ImagenEs viajar con la gente que quieres pedaleando juntos, los unos por los otros, y aprendiendo a disfrutar tanto del ardor en las piernas como del frescor del viento en la cara.

ImagenEs saber que cada día es una aventura que comienza al salir de casa y que el día menos pensado…puedes cruzarte con alguien maravilloso.

ImagenY cuando te des cuenta, de que es la persona con la que quieras pedalear el resto de tu vida…La Bici Roja estará a tu lado para hacerlo realidad.

ImagenAmamos las bodas, amamos las bicis, amamos hacer a la gente feliz…

Imagen

Anuncios