La verdad al desnudo: tartas sin fondant

Hoy me complace presentarios una tendencia al alza en la faceta más dulce de las bodas.

Las tartas desnudas (o sin fondant)

Y es que si bien es cierto que con esta masa se pueden hacer verdaderas maravillas tanto en diseño como en textura, forma y color, hoy nos toca sincerarnos y decir lo que muy pocos se han atrevido: El Fondant es una monería, pero sabe penoso.

Dulzón, grumoso, arenoso, frío, húmedo y empalagoso hasta la extenuación. Por eso hoy yo y el resto de los anti-fondants estamos de celebración al descubrir…Que hay vida después del fondant!!!.

Y no sólo la hay, sino que va creciendo, expandiéndose y cada vez se hacen cosas más creativas y deliciosas con ella, como por ejemplo las tartas de frutas: frescas, coloridas y tentadoras.

ImagenTambién hay cabida para los degradados en este estilo. ¿Cómo?,sencillamente añadiendo diferentes medidas de colorante al bizcocho para crear combinaciones como estas:

ImagenSin pudor, abierta y explosiva…así es esta nueva tendencia que provoca que nuestras glándulas salivales se desquicien y queramos devorar hasta la última migaja.

ImagenAdemás, cuenta con una ventaja sobre los pasteles clásicos y es que puedes apilar varios sabores en un mismo montaje, y al ser visibles los invitados pueden elegir cuál de ellos probar con tan sólo mirarlos.Imagen¿Qué andamos cortitos de pelas?, pues nos lo montamos en plan sencillo…y la verdad es que no por ello dejan de verse increíbles.

ImagenY si todavía te siguen pareciendo demasiado dulces…Pues le quitamos hasta la nata!!!. Un poco de azúcar glass sobre el bizcocho, un poco de cítrico con frutas del bosque y al Ataquee!!

Imagen¡¡Feliz y delicioso fin de semana!!

Anuncios