México, la joya del caribe

Y aquí estamos, de vuelta a casa, escribiendo desde el salón de la España de mis amores. De vuelta al frío más crudo y a los sabores de la cocina de mamá.Por eso entre llegadas, familias, vuelta a la rutina y demás, apenas he encontrado un hueco para dedicarme a mi gran ilusión, mi dulce y siempre vibrante Bici Roja.

Hoy hago resumen de los últimos 4 meses de mi vida, para quedarme con lo mejor de esta experiencia y aprender de ella incluso cuando ya se ha acabado, y la verdad que ha sido una parte de mi vida con muchas emociones y sorpresas.

1. A pesar de estar en casa aún me cuesta desprenderme del “saludo mexicano”, que consiste en dar un beso en la mejilla derecha y un cálido abrazo. Esto sin distinción. Ya sea tu amiga, tu jefe o alguien que no conoces, un abrazo cae siempre, y es algo a lo que uno se acostumbra demasiado rápido y echa de menos más de lo que esperaba.

Imagen2. Extraño los sabores de una de las cocinas más excitantes y explosivas del mundo, donde he aprendido que los tacos no son un platillo, sino una receta con infinidad de variantes, todas deliciosas, sanas y sencillas.

-Enchiladas, flautas, gringas, al pastor, de picadillo, quesadillas, burritos, fajitas, en salsa verde…y un laaaargo etcetera.

Además creo que es una gran idea optar por usar un coche de tacos para por ejemplo la recepción de un evento al aire libre o para la madrugada cuando el hambre aflora y necesitas reponer fuerzas para seguir bailando. Esto sí que son eventos en movimiento!!

ImagenTambién me llevo deliciosas ideas para hacer dips con nachos en mis próximas fiestas en casa como son:

-Pico de gallo: con cebolla, tomate, cilantro, jalapeño (opcional), limón y sal. Tenéis la receta haciendo click en el nombre.ImagenGuacamole (el auténtico): un clásico del que no me cansaré nunca y que no falla allá donde lo lleves. Si os gusta la cocina os recomiendo que sigáis la web que os acerco porque tiene cosas de lo más sencillas y sabrosas.Imagen3. He sobrevivido al fin del mundo maya en pleno centro del Apocalipsis y os puedo asegurar que lo único que se terminó ese día fue el otoño, y un bote de Nutella que tenía en la nevera.

4. He aprendido a apreciar la muerte de manera muy diferente a través de las celebraciones del Día de Muertos, día en el que tus seres queridos vuelven a ti de nuevo y donde la familia honra su vida y mejores momentos llenándolo todo de color, ritos y tradiciones de lo más extrañas.

ImagenA partir de esta tradición se ha nutrido la moda para crear cientos de diseños con calaveras de colores, tachuelas etc…que podemos encontrar esta temporada en cualquier tienda.

Imagen5. Y sobre todo he aprendido a vivir mucho más con bastante menos, sacando el mejor partido de lo que me rodeaba y optimizando mis recursos al máximo; una habilidad que todo buen organizador de eventos debe manejar para controlar imprevistos y presupuestos que se reducen en el último momento.

Imagen

Me quedan muchas, muchísimas reflexiones sobre qué me llevo de este gran país pero creo que lo mejor es dejaros con la miel en los labios para que cada uno de vosotros se aventure a conocerlo por sí mismo. Sin prejuicios ni recelos.

Con los ojos cerrados y el corazón abierto. Viva México lindo y querido!!!

Imagen

Anuncios